VIERNES 14 de Junio
VIERNES 14 de Junio // GENERAL PICO, LA PAMPA
Seguinos en
Compartir
Twittear
  SÁBADO 16/09/2023
La espalda de Marlon Brando para Maracodigital presenta: "Lo que el cine nos dejó"
Hoy: Delicatessen Argentina,  por Oskar Aizpeolea

La realidad siempre supera a la ficción. De todos modos, la historia que voy a contar podría ser parte de una película a realizar ¡Atenti productores!

Después de varios años de convivencia, Edna me dejó por el del 5º piso A, quizás por volar más alto, ya que nosotros compartíamos el 2º B de… sí de eso que termina en ludo.

Una mañana amanecí con una nota en la almohada diciendo que se iba con el susodicho a vivir no sé dónde, espero que sea al pueblo de “Kilómetro 111”.

La muy delincuente –no, no se dedica a la política pero tiene aptitudes- vació nuestra cuenta bancaria, y además dejó sin pagar varios meses de facturas de luz, gas, agua y un largo etcétera, para juntar más dinero antes de la fuga. Algo así como una fuga de capitales pero sin auspicio oficial.

Los servicios los cortaron esta mañana y por eso ahora estoy escribiendo a la luz de una vela, porque estoy como la admirada Lolita Torres: “Más pobre que una laucha”.

Pienso en mil y una maneras de vengarme, y la única idea que se me ocurre es seducir y secuestrar al hermano de Edna quien, por cierto, se parece a Leonardo Sbaraglia en “Besos en la frente”, donde lo acompaña la siempre recordada China Zorrilla.

¿Seducir a Paulo? ¿Secuestrarlo y así tal vez “ Nace un amor”? Pero no estoy seguro, tengo problemas de género.

Sostengo en mis manos una nota que dejaron bajo mi puerta las dos hermanas que viven en la planta baja. Dos señoritas que deben sumar poco más de dos siglos, muy devotas de San Antonio, quien parece no haber escuchado sus plegarias. Como dato a destacar, informo que tienen un bello jardín que siempre veo desde mi ventana, como sucede con el protagonista de, justamente, “La ventana indiscreta”.

En la nota firmada por Agapita y Amarilis Arrayúa, dicen que ya saben lo de Edna y lo lamentan, pero mucho más lamentan que la mismísima las haya dejado sin luz, agua, teléfono, gas ¿Qué había pasado?

Algo que no sabía: Edna parece que no muy gentilmente era quien pagaba los impuestos de estas señoritas, y como ellas afirman, bajo ese rostro bello se escondía una mala mujer que había quebrantado varios sagrados mandamientos, entre esos, robar el dinero a su prójimo, es decir a las dos hermanas centenarias.

¡Vaya cuantas cosas ignoraba de quien compartió tantos años de mi vida!

Lo que me gustó muy especialmente fue el final de la nota, donde dicen “y esperemos que a esa mala pécora reciba su merecido castigo y ¡“Que el cielo la juzgue”! y que encuentre “El camino de las llamas”.

Fui a visitar a las vecinas de la planta baja A: a disculparme y decir que, de algún modo, me haría cargo de la deuda dejada por “La pecadora”.

Apenas entré al departamento, la visión del jardín esfumó mis sueños: plantas y flores artificiales, de plástico y seda china.

Agapita:--Es que nos cansamos de luchar con las hormigas.

Amarilis:--Ahora tenemos flores hermosas todo el año.

Agapita:--En verano algunas se destiñen por el sol fuerte, pero nosotras las reponemos en otoño.

Amarilis:--Y así vivimos una eterna primavera.

Agapita:--A la mañana tempranito las rociamos con un perfume que compramos en el Barrio Chino.

Amarilis:--Hay que hacerse amigos de ellos porque ya lo dice la Santa Biblia. ¡Van a dominar el mundo!

Después dijeron que sus prometidos hacía años que no les enviaban “Los martes, orquídeas”. Imaginen por qué. Por esos recuerdos enjugaron algunas lágrimas, y me invitaron con una copita de licor de huevo.

Acepté, pero mi imaginación se disparó y recordé a las dulces ancianitas de una película que asesinaban a sus huéspedes. Un escalofrío recorrió mi espalda ¿Y si efectivamente eran como las de “Arsénico y encaje antiguo”?

Tomé mis precauciones: hice cómo que bebía el licor, pero cuando ambas fueron a buscar las facturas impagas y el aviso de corte de los servicios, arrojé el contenido de la copa a un gomero que, afortunadamente, no se marchitó.

“Hogar, dulce hogar”: me comprometí a pagar para que les devolvieran los servicios.

Fui a ver a mis hermanas a pedirles un préstamo y me lo otorgaron, pero se tomaron su tiempo para darme un sermón que incluyó “¡te dijimos que esa es una atorranta, y su vida es la “Historia de una mala mujer”!

A la mañana siguiente, como “El más infeliz del pueblo” fui a una agencia de cobro de impuestos domiciliarios, conocida como Pago Fácil. Todo resultó difícil.

Había una cola de unos cien metros de ansiosos ciudadanos, y como es de imaginar, la mencionada cola de espera a ser atendido se realizaba en la vereda; a la intemperie en un día de invierno nublado y muy frío.

Siempre llevo algún libro para hacer más llevadera la situación y no escuchar las consabidas protestas de otros esforzados pagadores de impuestos para que nuestra clase dirigente se haga rica durante el ejercicio de la función pública.

Aunque muy escuchadas, vale mencionar algunos comentarios:

*¡Hay que matarlos a todos!

*¡Los políticos son una mierda!

*¡Me gustaría verlos acá, chupando frío!

*¡Ladrones, hay que colgarlos en la Plaza de Mayo!

*¡Qué país, qué país, esto en Europa no pasa!

*¿Por qué mis abuelos no sacaron un pasaje a Nueva York en vez de a Buenos Aires? ¡Ahora sería norteamericano y andaría paseando por Central Park!

--¡O comprando joyas en Tiffany!—colaboró una matrona con aspecto de venida a más, que en buen criollo significa nueva rica.

He transmitido todas estas…¿adjetivaciones? porque a pesar de lo reiteradas, se transforman en una inercia electoral que lleva a elegir siempre a los peores postulantes tanto presidentes como gobernadores, senadores, diputados y un larguísimo etcétera.

Dicho de otra manera: ¿qué bíblica maldición hace que eternamente creemos a quienes nos venden falsas promesas? Siempre, hasta este Siglo XXI nos estafan con espejitos de colores, bagatelas y otras chucherías, que indefinidamente compramos y pagamos a un precio terrorífico que nos deja en “Las fronteras de la ley”.

Finalmente, cuando llegó mi turno entregué las boletas correspondientes junto con el dinero justo, para evitar el consabido “si no hay cambio, no cobro”.

Inmediatamente me llamó la atención que el Joven Cobrador introducía una y otra vez las mencionadas facturas en el artefacto de cobro electrónico, y una y otra vez volvían a salir sin el ansiado sello PAGADO.

Así interminables minutos. El Joven Cobrador introducía e introducía los papeles, y la máquina infernal rechazaba y rechazaba. Y por fin probó con todas las facturas. Tensos minutos de suspenso sin la dirección de Alfred Hitchcock.

Acción acompañada con sonido de paraguas abriéndose, porque comenzó a llover hasta que de pronto, el Joven Cobrador cual sacerdotisa del Oráculo de Delfos, habló:

--El sistema las rechaza porque tenés mal impreso el código de barras.

--¿Cómo mal impreso?—respondí—Así las recibí!¿Y ahora qué hago? ¡Qué país, esto en Alemania no pasa!

--No puedo hacer nada y por si te sirve de consuelo, hoy la computadora rechazó unas cincuenta facturas—dijo el oráculo.

Diciendo y haciendo, me devolvió todas las boletas incluyendo las de Agapita y Amarilis, y emitió su dictamen final:--Vas a tener que ir a pagar a las Oficinas Centrales, cerca del obelisco, allí solucionarán todo.

Una aclaración: me abstengo de nombrar a las compañías de servicios por sus respectivos nombres y/o siglas, por temor a que cuando esto sea leído hayan sido “reestatizadas” y/o revendidas al Peor Postor por el Gobierno de Turno, y por consiguiente, rebautizadas con alguna primorosa denominación: algo así como “Argengas” “Luz de la Patria” o “Chinaargenta”, que muy bien lo pronosticaron Agapita y Amarilis: “van a conquistar el mundo”. Y posiblemente sean los nuevos propietarios de nuestras energías básicas.

Guardé lo papeles lo más rápido que pude para que la lluvia no los borroneara. Agotado por la bronca y esquivando los charcos de las veredas rotas, decidí llamar a Paulo, el hermano de Edna. Para mi sorpresa aceptó sin vacilar mi invitación “a tomar un café”, para poder desplegar mi plan de venganza pletórico de buenas ideas y malas intenciones. Y así, horas después de mi odisea, el encuentro resultó la “Historia de una noche” que esconde “El gran secreto” de “El ángel desnudo”.

 Quizás, quizás les cuente lo que sucedió con lujo de detalles.

¿Qué si hubo conocimiento bíblico? ¡ Por supuesto!

Paulo y yo ahora compartimos el 5° B, y hoy amanecimos con la noticia de que Edna, “Seducida y abandonada” tuvo que volver, como dice el tango, a la casita de los viejos.

Filmografía citada por orden de aparición:

“Kilometro 111”: Película argentina en blanco y negro dirigida por Mario Soffici con guión de Enrique Amorim, Carlos A. Olivari y Sixto Pondal Ríos, que fue estrenada el 31 de agosto de 1938, y cuyos principales intérpretes fueron Pepe Arias, Ángel Magaña, Delia Garcés, José Olarra, Miguel Gómez Bao.

“Más pobre que una laucha”: Película en blanco y negro de Argentina, dirigida por Julio Saraceni sobre el guión de Abel Santa Cruz, que se estrenó el 27 de enero de 1955, y que tuvo como protagonistas a Lolita Torres, Alberto Dalbes, George Rigaud y Ramón J. Garay.

“Besos en la frente”: Película argentina de drama romántico de 1996, dirigida por Carlos Galettini. Protagonizada por China Zorrilla y Leonardo Sbaraglia. Coprotagonizada por Claudio García Satur, Carolina Papaleo, Alejandra Flechner y Érica Rivas.

“Nace un amor”: Película Argentina en blanco y negro dirigida por Luis Saslavsky, según su propio guión escrito en colaboración con Alfredo G. Volpe, con diálogos adicionales de Carlos Aden, que se estrenó el 27 de abril de 1938, y que tuvo como protagonistas a José Gola, Laurita Hernández, Roberto Fugazot y María Santos.

“La ventana indiscreta”: (Cuyo título original en inglés, Rear Window, significa literalmente «Ventana trasera»), es una película estadounidense de 1954, basada en el relato de 1942 It Had to Be Murder, de Cornell Woolrich, dirigida por Alfred Hitchcock, y con actuación de James Stewart, Grace Kelly, Wendell Corey, Raymond Burr y Thelma Ritter.

“Que el cielo la juzgue”: (Título original: Leave Her to Heaven) es una película estadounidense en color, que combina el melodrama y el cine negro, dirigido por John M. Stahl en 1945. Protagonizada por Gene Tierney, Cornel Wilde y Vincent Price.

“El camino de las llamas”: Película Argentina en blanco y negro, dirigida por Mario Soffici, según el guión de Ulyses Petit de Murat y Homero Manzi, sobre la novela homónima de Hugo Wast, que se estrenó el 8 de abril de 1942, y tuvo como protagonistas a Pepita Serrador, Elisa Christian Galvé, Roberto Airaldi y José Olarra.

“La pecadora”: Película en blanco y negro de Argentina, dirigida por Enrique Carreras, según su propio guión, escrito en colaboración con Pedro Miguel Obligado, sobre la obra teatral Una mujer cualquiera de Miguel Mihura, que se estrenó el 23 de febrero de 1956, y tuvo como protagonistas a Olga Zubarry, Roberto Escalada, Susana Campos, Teresa Serrador y Carlos Estrada.

“Los martes, orquídeas”: Película argentina de comedia romántica dirigida por Francisco Mugica, y escrita por Francisco Oyarzábal, con un argumento de Sixto Pondal Ríos y Carlos Olivari. El elenco está conformado por Enrique Serrano, Juan Carlos Thorry, Felisa Mary, Nury Montsé, Silvana Roth, Zully Moreno, Ana Arneodo, José Herrero, Juan Mangiante y Mirtha Legrand. Fue estrenada el 4 de junio de 1941 en el cine Broadway de Buenos Aires.

La película es considerada un clásico de la época dorada del cine argentino (entre 1940 y 1960), y tuvo dos remakes: el musical hollywoodense Bailando nace el amor (original: You Were Never Lovelier, 1942), protagonizada por Fred Astaire y Rita Hayworth, y el drama romántico mexicano Una joven de 16 años (1963).

“Arsénico y encaje antiguo”: (En inglés Arsenic and Old Lace) es una película de comedia estadounidense de 1944, dirigida por Frank Capra. Está basada en la pieza de teatro homónima. Protagonizada por Cary Grant, Josephine Hull Jean Adair, Raymond Massey y Peter Lorre.

“Hogar dulce hogar”: Película Argentina  dirigida por Luis José Moglia Barth, sobre la obra El lápiz rojo, de Ladislas Fodor, que se estrenó el 1de enero de 1941 .Protagonistas: Olinda Bozán, Floren Delbene, María Esther Gamas, Fanny Navarro, José Otal y María Esther Podestá.

“Historia de una mala mujer”: Película Argentina en blanco y negro, dirigida por Luis Saslavsky según su propio guión, escrito en colaboración con Ariel Cortazzo y Pedro Miguel Obligado sobre la obra El abanico de Lady Windermere, de Oscar Wilde, que se filmó en 1947 y se estrenó el 18 de mayo de 1948, y que tuvo como protagonistas a Dolores del Río, María Duval, Alberto Closas y Fernando Lamas.

“El más infeliz del pueblo”: Película Argentina dirigida por Luis Bayón Herrera, que se estrenó el 19 de marzo de 1941, y que tuvo como protagonistas a Luis Sandrini y Nélida Bilbao.

“Las fronteras de la ley”: película argentina en blanco y negro, dirigida por Isidoro Navarro según su propio guión, que se estrenó el 4 de abril de 1941, y que tuvo como protagonistas a Manuel Alcón, Rosita Crosa, Enrique Cárbel y María de la Fuente.

“Seducida y abandonada”: (Sedotta e abbandonata) es una película italiana de 1964, dirigida por Pietro Germi, y con actuación de Stefania Sandrelli y Saro Urzì.

“Historia de una noche”: Película argentina del género de drama, filmada en blanco y negro, dirigida por Luis Saslavsky sobre su propio guión, escrito en colaboración con Carlos Adén, según la obra teatral Mañana es feriado, de Leo Perutz, que se estrenó el 9 de abril de 1941, y que tuvo como protagonistas a Santiago Arrieta, María Esther Buschiazzo, Sebastián Chiola, Pedro López Lagar, Felisa Mary y Sabina Olmos.

“El gran secreto”: Película argentina en blanco y negro, dirigida por Jacques Rémy según el guión de Tulio Carella, sobre el argumento de Leonide Moguy, Charles Gombault y Hans Wilhelmque que, a su vez, estaba basado en la novela Die Schwestern Kleh -Las hermanas Kleh de Gina Kaus. Se estrenó el 21 de julio de 1942, tuvo como protagonistas a Mecha Ortiz, George Rigaud y Nury Montsé.

“El ángel desnudo”: película argentina en blanco y negro, dirigida por Carlos Hugo Christensen, sobre el guión de César Tiempo, que está basado en la obra de teatro de Arthur Schnitzler, La señorita Elsa (Fräulein Else, 1924). La película contó con Olga Zubarry, Guillermo Battaglia, Carlos Cores y Eduardo Cuitiño como actores principales, y se estrenó el 14 de noviembre de 1946.

Comentarios
 
ACLARACIÓN: No se publicarán insultos, agravios, ni cualquier otro texto con términos injuriosos.
Tampoco se publicarán comentarios con mayúscula fija.
No observar estas condiciones obligará a la eliminación automática de los mensajes.
 
 17/09/2023 | 10:10 Hs
Enviado por Alicia
ahhh no no nooo. Tremenda toda la información de la filmogafía. Más allá del relato, que despierta todo tipo de emociones y reacciones -las de la ficción y la realidad-, toda esa data de las personas que están detrás de lo que se ve en la pantalla. Gracias Oskar por visibilizarlos. La mayoría dice: "...la película de Brad Pitt..." No, no es de Brad, él actuó. (Perdón Brad, era sólo para ejemplo). Agradezco toda esa data. Me ha pasado ir al cine, y cuando están los créditos, pedirle al proyectista, desde mi butaca, mirando hacia atrás y arriba, que no corte, que quiero saber dónde se filmó, de quién es la música, quiénes son los actores o actrices de ese pequeño personaje de unos segundos en escena... A veces he tenido suerte, otras -gracias Google-... Aplausos siempre Oskar!!!! Placer enorme leerte siempre!!!
 
 16/09/2023 | 19:10 Hs
Enviado por Pilar Pico
Querido primo,una vez más te felicito por tu genial y rica imaginación, me haz hecho revivir algunas películas y viejos actores. Hasta la próxima.....
 
 16/09/2023 | 19:01 Hs
Enviado por Marta Marche
Formidable! Me has sacado más de una carcajada! Y además , títulos de cuántas películas, muchas recordadas con nostalgia... "La realidad supera la ficción" , tantas veces dicho, aunque en este caso muy cierto. Hermoso recorrido por el buen cine. Un hallazgo, felicitaciones Oskar,hasta el próximo relato.
 
 16/09/2023 | 18:40 Hs
Enviado por omar
la realidad parte de la subjetividad de la persona que esta viendo, lastima que algunos, exagerando consiguen mas que otros
 
 16/09/2023 | 12:23 Hs
Enviado por Noemi Evangelista
Cualquier semejanza con la realidad pura coincidencia!!! Excelente! ademas me hiciste recordar a algunas películas que vi en algún miércoles a mitad de precio en el cine Marconi de Santa Rosa... no sigo porque deschavo los años! jajajaja
 
Escriba su comentario



Diseño y diagramación: A P