DOMINGO 21 de Abril
DOMINGO 21 de Abril // GENERAL PICO, LA PAMPA
Seguinos en
Compartir
Twittear
  VIERNES 16/02/2024
La “desgalactización” del PSG concluye con el adiós de Mbappé
El club dio el volantazo definitivo en busca de un equipo en torno a Luis Enrique y alejado de la influencia de estrellas como Messi, Neymar o Sergio Ramos tras el último batacazo en Champions.

El primer aviso llegó tras caer el PSG de nuevo en los octavos de la Champions ante el Bayern el pasado mes de marzo, con Messi y Mbappé en la cancha, y Neymar lesionado.

Al día siguiente, el mensaje que se empezó a transmitir desde el club, es que había que dar un giro radical al proyecto, porque traer a los mejores cromos cueste lo que cueste, no garantizaba la ansiada Copa de Europa. Se había hecho ya el mayor esfuerzo posible, con la llegada de Leo, y el club se estrelló.

Así que después de aquella derrota, se empezó con el volantazo: Messi no renovaría, tampoco Ramos, ni Verratti, y habría que buscar también una salida a Neymar, que llegó al igual que en Mpappé en 2017, pero Qatar dijo basta a los caprichos del brasileño. Galtier no seguiría, y la nueva política consistía en construir un proyecto en torno a Mbappé con más jóvenes, más franceses y un entrenador con carácter capaz de comandar un grupo que ya tendría menos egos. Luis Enrique fue el elegido.

PSG confiaba en mantener a Kylian, pero llegó la famosa carta el pasado mes de junio, y ya entonces el club se empezó a preparar para un proyecto sin el “7”. Con o sin él, la estrategia no iba a variar. Mbappé, si se quedaba, tendría que aceptar que el club está por encima de los jugadores.

Verratti se marchó a Qatar, Neymar a Arabia, Ramos al Sevilla, y Messi a la MLS. Y el club se fue al mercado en busca de su nuevo perfil. Tampoco escatimó en esfuerzos, pero fue más repartido con más jugadores franceses, con Kolo Muani como el más caro (90 millones), Lucas Hernández (45) o Dembelé (50) como referentes, jugadores libres como Asensio o Skriniar, y pagar por futuros talentos como Ugarte (60 millones). La otra apuesta fue la nueva Ciudad Deportiva de Poissy, sólo comparable entre los grandes clubes con la de Valdebebas en el Real Madrid, donde se espera que se nutra en un futuro al primer equipo, con Zaire-Emery como espejo.

Confirmado ayer el adiós de Mbappé, el club francés incidió en este mensaje de “lo colectivo por encima de las individualidades”. Adiós al París SG de “galácticos”.

El desafío es lograr títulos sin Mbappé y con un equipo en crecimiento. Los 200 millones que se dejan de pagar al año por Kylian, servirán para satisfacer las próximas peticiones del español Luis Enrique, que pasa a ser junto a Al Khelaifi, el principal encargado de seguir con la renovación del proyecto.

(Marca)

Comentarios
 
ACLARACIÓN: No se publicarán insultos, agravios, ni cualquier otro texto con términos injuriosos.
Tampoco se publicarán comentarios con mayúscula fija.
No observar estas condiciones obligará a la eliminación automática de los mensajes.
 
Escriba su comentario



Diseño y diagramación: A P