VIERNES 14 de Junio
VIERNES 14 de Junio // GENERAL PICO, LA PAMPA
Seguinos en
Compartir
Twittear
  VIERNES 10/05/2024
Juicio por el femicidio de Agustina Fernández: el día 5
El jurado popular escuchará más testimonios en el juicio contra Pablo Parra, único acusado por el brutal femicidio de la joven Agustina Fernández.

En los Tribunales de Cipolletti se desarrolla la quinta audiencia del juicio por el femicidio de Agustina Fernández, la joven que había llegado a la ciudad desde La Pampa, para estudiar Medicina. El jurado popular que definirá si Pablo Parra es culpable del crimen, escuchará este viernes más testimonios citados por la Fiscalía, la querella y la defensa.

El otro joven que estaba en el departamento

Luego del testimonio del médico policial, fue el turno de Facundo Pino, un joven que fue interceptado cuando circulaba en su camioneta. "Sale un chico del complejo y se tira arriba de la camioneta para que pare. Mi pareja se asustó, fue raro. El chico estaba alterado, y dice que habían entrado a robar al complejo y había una chica lastimada".

Pino lo acompañó al departamento. Vio a Agustina, "respiraba, estaba inconsciente y había mucha sangre". Sugirió llevarla al hospital en su camioneta, porque estaba cerca, y propuso levantarla con una sábana, porque "así como estaba era imposible, no se podía agarrar".

Sin embargo, un vecino le dije que no, que llegaría la ambulancia. "En eso llegan la Policía y después la ambulancia", precisó.

Parra, sin lesiones y "coherente"

Al día siguiente, Ferreira fue convocado para examinar a Pablo Parra en una dependencia policial. Certificó que no tenía lesiones en ninguna parte del cuerpo, "sólo una lesión superficial -raspado- muslo derecho, de 3 ó 4 centímetros".

Según el médico policial, Parra "respondió preguntas de forma coherente. No estaba en estado de alcoholemia o narcótico".

El cirujano sabía que Parra era sospechoso, ya que la Policía pidió el examen y lo notificó.

Ante el jurado se exhibieron fotos del examen médico al acusado.

Las uñas, elemento de defensa y prueba

Ferreira explicó al jurado que las uñas son "un elemento de agarre y defensa" natural de las personas, por lo que buscar rastros de ADN en los dedos, es un peritaje habitual.

Expresó, además, que al utilizarse en peleas o como mecanismo de defensa, es habitual que presenten lesiones. "Me ha tocado describir algún tipo de lesión de la uña en pacientes que las usaron para defenderse. Se pueden llegar a romper, quebrar o doblar. O puede levantarse o salirse".

En el caso de Agustina, no vio eso: las uñas "tenían esmalte y estaba completo".

Las muestras de ADN que le interesan a la defensa

Cuando Agustina estaba internada en grave estado, ya había sido operada y atendida por fracturas en un brazo, se tomaron las muestras de rastros de ADN, en las que se basa la defensa para sostener que Parra es inocente. Quien tomó las muestras, el médico cirujano Lucas Ferreira, explicó al jurado cómo fue el procedimiento.

Ferreira, quien es médico policial desde hace tres años, recordó que fue el encargado de tomar la muestra debajo de las uñas de Agustina. Fue entre las 0 y la 1 del día siguiente. Se tomaron cinco muestras, "tres de una mano y dos de la otra", porque el gabinete tenía cinco hisopos en buen estado.

El testigo explicó que "los dedos del medio son los que raspan un poco más" cuando alguien se defiende, por eso priorizó tomar muestras de esos dedos.

Según anticipó el defensor, el resultado no coincide con Parra. Para los acusadores, no se trata de un indicio de inocencia.

Parra, como en una película

La médica declaró que mientras estuvo en el departamento, le llamó la atención que "había alguien hablando como si nada, como relatando una película". Era Pablo Parra.

La versión del robo no la convenció, pese a no ser experta. Sostuvo que le generó dudas, porque Agustina era "muy flaquita", por lo que un ladrón podría haberla reducido sin dificultad. Y fue contundente: "No costó nada levantarla. En otros casos, cuesta, y hasta debemos pedir ayuda".

Sobre su relato, la defensa consultó especialmente sobre el traslado. Como pasó con otros testigos, el abogado de Parra intenta establecer que otras personas tocaron a Agustina. La médica explicó que el traslado se hizo "entre los tres", en referencia al chofer de la ambulancia, el camillero y ella.

El intento por salvarla y una médica impactada

Cintia Olguín es médica, y trabaja hace 13 años en guardias médicas. Fue quien llegó en la ambulancia ante el pedido urgente que hicieron los policías. Dijo al jurado que encontró "una chica tirada en el piso, con muchos golpes, mucha sangre. Una imagen impactante".

De inmediato confirmó que requería atención urgente, porque detectó "respiración estertorosa, que habla de la gravedad del cuadro".

La subieron a la camilla para el traslado, y dio aviso a la guardia de "clave roja, la máxima gravedad" que puede presentar un paciente.

Olguín sostuvo que le generó impresión "que el brazo izquierdo tenía muchas lesiones. Fracturas de defensa, como cubriéndose la cara. Tenía heridas defensivas y las manos hinchadas".

La inspección por el robo

Mientras aguardaban la ambulancia para trasladar a Agustina al hospital, Parra repetía que le habían robado, y describía los movimientos del ladrón. Así lo aseguró Vera, al igual que los demás testigos que ingresaron al departamento. Vera registró los lugares que señalaba el dueño de casa, e inspeccionó el departamento.

Relató al jurado que Parra le dijo "por dónde había ingresado el ladrón, y qué le había sacado", y le hizo referencia a la habitación y a la puerta de acceso al patio interno. El acusado por el femicidio marcó objetos que habría usado el ladrón para trepar el muro, por lo que el policía los fotografió.

En la habitación, en tanto, al policía le llamó la atención lo que encontró. La escena no se correspondía con lo que Parra manifestaba. Según afirmó, "habían movido un cajón y nada más". Allí, sacó dos fotos. En ese momento, ordenó a los demás policías que no entrase nadie, hasta que no llegara el personal de Criminalística, para preservar la escena.

Vera aseguró: "En mis años de policía vi muchos robos. Esto no me pareció un robo".

Primeras pruebas

Tras un cuarto intermedio, la audiencia se retomó con el testimonio de Mario Vera, sargento ayudante de la Policía, que llegó en el segundo patrullero que fue al complejo de departamentos.

El testigo relató al jurado que se encontró con la oficial Huircal -quien el jueves se quebró al declarar- quien le informó que Agustina "estaba viva".

"Aguantá mamita que ya viene la ambulancia”, le decía -la mujer policía-, pero la respiración era forzadísima. No había una respuesta a un estímulo que me diera la sensación de que podíamos esperar", relató.

Por la situación desesperante en la que se encontraba Agustina, Vera le tomó tres fotografías como evidencia. Mientras aguardaban la ambulancia, Parra comenzó a dar su versión del robo, por lo que también hizo fotos de los sectores que marcaba el dueño del departamento.

Para la defensa, no hay pruebas

En parte, la estrategia de defensa de Pablo Parra busca alejarlo de la escena del crimen al momento del ataque. Su abogado defensor, quien también cuestiona un ADN clave, le pidió precisiones al sargento Nicolás Venegas, por su conclusión de que "el hombre de negro" de las imágenes es Parra.

Juan Manuel Coto, el abogado de Parra, pidió precisiones en torno al ingreso del hombre de la imagen al complejo. Venegas respondió que "no se lo ve entrar al complejo", aunque ratificó que para él ingresó. Por las consultas del defensor, Venegas también aclaró que al sospechoso "no se lo vio subirse a un auto o bajarse". Y ratificó lo que había declarado anteriormente: "Tampoco se le vio la cara".

Coto hizo notar que en las cámaras de una heladería en la que hizo compras, a Parra se lo ve con otra ropa. También cuestionó la identificación del auto del acusado, al que no se le ve la patente en ninguna imagen.

La sospecha de la Policía

El sargento Venegas, a partir del análisis de las cámaras de seguridad, sostuvo que "la persona de negro es la única que pudo haber entrado al complejo". Lo aseguró porque es alguien a quien "no se encuentra en las cámaras, sólo la de una que está en la esquina del complejo, por la que pasa encapuchado y ocultando la cara".

Venegas detalló que "hubo otro sospechoso captado por las cámaras", pero pudieron trazar su recorrido, que se alejaba de la escena, y por eso fue descartado.

Para los investigadores, el crimen de Agustina fue entre las 19:32 y 19:39. Y en ese lapso, el auto de Parra no aparece en ninguna cámara, luego de ser visto por última vez a pocas cuadras del complejo.

En función del recorrido del auto, la ausencia de otros sospechosos y el horario del femicidio, el testigo concluyó que el hombre de negro es Pablo Parra.

La salida de Agustina y el "sospechoso de negro"

Los investigadores de la Policía encontraron imágenes de 34 cámaras de seguridad. Los agentes "recorrieron las calles buscando cámaras particulares, y hablando con los vecinos para que entreguen las imágenes", dijo el testigo. Explicó en un mapa donde las encontraron, y detalló que "las del complejo no funcionaban".

Venegas analizó unas 500 horas de video para buscar personas sospechosas que hubiesen merodeado, entrado o salido del complejo. "Algunas tenían buena calidad, otras no, y otras estaban muy alejadas". Se observó a un "sospechoso (vestido) de negro", manifestó.

El hombre sospechoso nunca fue identificado. Su presencia en las cámaras sustentó, por algún tiempo, la búsqueda de un joven con la cara tatuada a partir de un identikit.

La Policía también pudo reconstruir el recorrido de Agustina cuando va a comprar a una verdulería cercana, antes del crimen.

Las imágenes claves

El sargento de Policía, Nicolás Venegas, con 12 años de experiencia en la fuerza, es el primer testigo del día. Es miembro de la Brigada de Investigaciones, y fue el encargado de analizar cámaras de seguridad para trazar el recorrido de Pablo Parra en el tiempo que estuvo fuera del complejo de la calle Confluencia.

Es un lapso de tiempo clave para las partes. Para la defensa, es una de las pruebas de la inocencia, ya que está respaldada por el uso de la tarjeta de débito del acusado para hacer compras. Intentan así ubicarlo fuera de la escena del crimen al momento del hecho.

Para la fiscalía, muestra lo contrario. El auto de Parra se pierde cerca del complejo, cuando él asegura que fue a la casa de sus padres, que tiene cámaras en los alrededores.

Venegas detalló al jurado que pudieron reconstruir el recorrido que hizo Parra en su auto, "porque la óptica delantera derecha apunta hacia abajo".

Cambio en el cronograma del juicio

La audiencia de este viernes será la última de la semana. El jueves a última hora se anunció la suspensión de la jornada del sábado, por una reorganización de la lista de testigos. Las partes han prescindido de algunos testimonios, por lo que se acortó la lista original, que tenía más de 100 personas citadas.

La declaración de una experta en el análisis de muestras de ADN, que estaba prevista para el sábado, se realizará el lunes. El fiscal Santiago Márquez Gauna aseguró que ese testimonio derribará la estrategia de la defensa de Pablo Parra.

(La Mañana de Neuquen)

Comentarios
 
ACLARACIÓN: No se publicarán insultos, agravios, ni cualquier otro texto con términos injuriosos.
Tampoco se publicarán comentarios con mayúscula fija.
No observar estas condiciones obligará a la eliminación automática de los mensajes.
 
Escriba su comentario



Diseño y diagramación: A P