SÁBADO 02 de Julio
SÁBADO 02 de Julio // GENERAL PICO, LA PAMPA
Seguinos en
Compartir
Twittear
  MIÉRCOLES 22/06/2022
Murió “Fito” Datri, leyenda del ciclismo pampeano
Tenía 86 años. A los 56 fue Campeón Argentino de los Veteranos “B”. Y fue reconocido también por su caballerosidad deportiva.

 Rodolfo “Fito” Datri fue un abonado permanente del ciclismo de ruta y de pista entre sus 49 y sus 63 años. Al campeonato argentino de 1992 hay que sumarle infinidad de carreras ganadas o en las que llegó en el pelotón de punta.

Algunas de esas competencias se transformaron en anécdotas inevitables de la actividad, como ejemplo de su resistencia, de su fuerza de voluntad y de su preparación. Por caso, una Doble Acha, cuando al partir de Santa Rosa “pegó un palo” en la exigente subida de la Loma de Giuliani y se fue solo hasta General Acha, lejos del pelotón y consiguiendo un triunfo memorable.

Pero junto a sus resultados deportivos, Datri fue reconocido por colegas, periodistas y por el mundo del ciclismo como la encarnación del deportista ejemplar: un tipo correcto, tranquilo, buen humor a prueba de reacciones desmedidas, tolerante con la actitud de sus adversarios. Un buen tipo por donde se lo mirara.

Fito había iniciado su relación con el ciclismo en su adolescencia, pero una desavenencia con un dirigente en aquellos tempranos años lo llevó a abandonar la disciplina antes de sostener la diferencia.

La retomó ya grande, cuando se entusiasmó al ver que una de sus hijas compraba una bicicleta “de carrera” con sus primeros sueldos.

“Entonces comenzó a plantearse un desafío tras otro casi sin querer –recordó su hijo Daniel ayer-. Primero fue: a ver si puedo volver a pedalear. Después, a ver si puedo entrenar para competir, después, a ver si puedo ganar una carrera… El Campeonato Argentino se le escapó por milímetros dos o tres veces, hasta que se lo trajo de Campo de Mayo en 1992, donde pegó un palo en la última vuelta y se fue solo hasta la bandera de cuadros”.

Es inevitable recordar que una de sus particularidades era no escatimar esfuerzo para ubicarse al frente del pelotón para tirar, cortándole el viento a los que viajaban detrás. Ese esfuerzo fue aprovechado muchas veces por los que se “guardaban” atrás y se paraban en los pedales para embalar en los metros finales. Pero pese a las “recomendaciones” de los que lo querían bien, nunca abandonó ese estilo tan propio como una marca.

Fue Caldén de Plata en 1988 por la cantidad de pruebas ganadas y recibió el Premio al mérito Deportivo “Lito Maldonado” cuando fue campeón. Durante sus años activos, acumuló una cantidad de trofeos y reconocimientos incontables.

A fines de 1998, en una de las salidas de entrenamiento que hacía con sus amigos de toda la vida –Chacho Taborda y Arturo Litterini-, una leve arritmia que le había diagnosticado el cardiólogo Horacio Martínez Gossio –otro cercano amigo ciclista-, le provocó un desmayo tras detenerse en la banquina, camino a Toay.

Obligado a una delicada y compleja cirugía, en marzo de 1999, “Fito” se puso en manos del equipo del cirujano Jorge Rigutto, quien le practicó una intervención a corazón abierto y le colocó una válvula aórtica mecánica en reemplazo de la que se había calcificado y le impedía el paso de la sangre.

Pese a la complejidad, el paciente completó su recuperación en su casa, apenas una semana después de la cirugía. Unos pocos años después, en un asado en el que paciente y cirujano se reencontraron, Rigutto le dijo a Datri que no se preocupara por la “duración” de la válvula de reemplazo, que lo iba a acompañar lo que su salud general dictara.

En los últimos años, la salud de “Fito” no se resintió por su corazón. Se fue desgastando tras una fallida cirugía que le realizaron en un tobillo, que le limitó la movilidad y le provocó un desánimo que se fue agudizando y que le originó otras dolencias que llevaron a su internación semanas atrás. Y este martes 21, ahora sí, 23 años después de la cirugía, su corazón dijo basta.

Murió en paz, rodeado de su familia, que dejó un especial reconocimiento para el personal médico y de enfermería de los módulos del hospital Lucio Molas.

Sus exequias se realizan en la mañana de este miércoles 22 de junio en el Cementerio Parque de Santa Rosa. Lo despiden su esposa Gladys, sus hijos Mónica, Alicia y Daniel y José Luis, su hijo en el afecto. También el director de este portal de noticias, familiar directo, así como sus hermanos, nietos, bisnietos, sobrinos y amigos.

 

Comentarios
 
ACLARACIÓN: No se publicarán insultos, agravios, ni cualquier otro texto con términos injuriosos.
Tampoco se publicarán comentarios con mayúscula fija.
No observar estas condiciones obligará a la eliminación automática de los mensajes.
 
 22/06/2022 | 12:36 Hs
Enviado por oscar
Lo mas importante es que la gente que lo conoció dicen que él fue una excelente persona Y eso es lo más valioso
 
 22/06/2022 | 10:56 Hs
Enviado por Juanjo
Mi más sentido pésame a Alicia y a toda tu familia Alberto por la irreparable pérdida de Fito un gran amigo durante muchos años.
 
 22/06/2022 | 10:26 Hs
Enviado por Diego Amé
Q.E.P.D Fito D'atri. Un ejemplo a seguir en la historia del ciclismo pampeano...
 
Escriba su comentario



Diseño y diagramación: A P