MIÉRCOLES 18 de Septiembre
MIÉRCOLES 18 de Septiembre // GENERAL PICO, LA PAMPA
Seguinos en
Compartir
Tweet
  LUNES 10/06/2019
Lo que nos mata lentamente
El glifosato no solo contamina los cuerpos humanos, sino también las fuentes de agua y queda en el suelo por mucho más tiempo del que se estimaba.

La Organización Mundial de la Salud determinó en el 2015 que el glifosato es probablemente cancerígeno. Posteriormente, la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria intentaron difundir otros estudios propios para contrarrestar ese resultado, pero los mismos fueron altamente criticados por especialistas y sus conclusiones no son creíbles.

No obstante, la multinacional Bayer-Monsanto sigue comercializando su producto Roundup (cuyo ingrediente activo es el glifosato). Lo grave es que los análisis llevados a cabo en la última década determinaron que el químico también daña las fuentes de agua, tiene la característica de permanecer en el suelo por más tiempo de lo que se creía, es decir, destruye los suministros alimenticios humanos.

De hecho, en abril pasado un estudio reveló que este herbicida sería capaz de perturbar las funciones biológicas por generaciones. Los científicos observaron, en experimentos con ratas, que dos generaciones posteriores presentaban tendencia a enfermedades prostáticas, obesidad, falla renal, enfermedad ovárica y anomalías de nacimiento, aun cuando no habían sido expuestas al glifosato ellas sino sus antecesores (padres).

Todas las pruebas que se van descubriendo respecto a este tema demuestran que este producto no es seguro, como nos quieren hacer creer hace años. Pero es un sistema complejo de derrotar porque hay muchos intereses políticos, económicos y empresariales en juego.

La solución debe ser urgente. Las experiencias de agricultura ecológica vienen obteniendo resultados muy esperanzadores, en empatía con el medio ambiente y sin perder rendimiento productivo. E incluso existen universidades que están probando la aplicación de vinagres de madera, elaborados a partir de restos forestales, que servirían para reemplazar al glifosato porque actúan como herbicida de contacto. O sea, funcionan por acción directa y no quedan incorporados a la planta por lo que el producto no llega a la mesa de las personas.

Comentarios
 
ACLARACIÓN: No se publicarán insultos, agravios, ni cualquier otro texto con términos injuriosos.
Tampoco se publicarán comentarios con mayúscula fija.
No observar estas condiciones obligará a la eliminación automática de los mensajes.
 
 10/06/2019 | 16:36 Hs
Enviado por Conciencia por Favor, esto es muy serio.
Basta de Glifosato y de todos los insumos o agroquimicos que envenenan la tierra.....los políticos se tienen que poner los pantalones largos de una vez, si no es por ellos aunque, que lo hagan por sus hijos.
 
Escriba su comentario



Diseño y diagramación: A P