MARTES 13 de Noviembre
MARTES 13 de Noviembre // GENERAL PICO, LA PAMPA
Seguinos en
Compartir
Tweet
  JUEVES 11/10/2018
Creyó haber ganado el Loto, destrozó la agencia: había jugado al Quini
El impactante hecho sucedió en Catamarca. El joven increpó a la empleada por anotar mal los números y haberle hecho perder el pozo de 175.000.000 pesos. Intentó inmolarse.

Se trata de un apostador de 20 años que creyó haber ganado un pozo millonario pero, según su versión, la encargada de la agencia cometió el garrafal error de anotarlo en el Quini en vez de en el Loto. Se quedó sin el pozo estimado de $175.000.000, en la localidad de San Fernando del Valle de Catamarca.

Una vez sorteados los números del Quini 6 fue convencido a reclamar el premio pero se dio cuenta que sus números habían sido anotados en otro sorteo. En un ataque de furia amenazó con prender fuego el local e inmolarse.

Desde la agencia intentaron tranquilizarlo pero ante la falta de solución entró en cólera nuevamente por lo que los vecinos de la zona debieron llamar al 911.

Efectivos de la comisaría Primera llegaron al comercio donde lograron reducir a frustrado apostador que había tirado líquido inflamable en el local y sobre sí mismo. El joven quedó detenido y a disposición de la Fiscalía de Instrucción Nº2 a cargo de Mauricio Navarro Foressi.

La dueña de la agencia de quiniela desmintió las versiones del apostador: "El hombre no tenía ningún acierto".

Por otro lado, agregó: “Es imposible hacer mal una de esas jugadas porque vos la programas a la máquina y ahí tenés que elegir si querés jugar al Loto, jugás con ocho números, mientras que para el Quini jugás solamente con seis".

"Fue una situación terrible, tiraba kerosene en medio de la calle", concluyó.

(Crónica)

 

Comentarios
 
ACLARACIÓN: No se publicarán insultos, agravios, ni cualquier otro texto con términos injuriosos.
Tampoco se publicarán comentarios con mayúscula fija.
No observar estas condiciones obligará a la eliminación automática de los mensajes.
 
Escriba su comentario



Diseño y diagramación: Ana Perelló