MARTES 29 de Noviembre
MARTES 29 de Noviembre // GENERAL PICO, LA PAMPA
Seguinos en
Compartir
Twittear
  VIERNES 16/09/2022
Conoce a fondo el Casino Central de Mar del Plata

La Rambla Casino es una de las líneas neurálgicas de Mar del Plata y casi de toda Argentina. Diseñada por el arquitecto bonaerense Alejandro Bustillo, podemos encontrar, además de numerosos puestos de compra, la Plaza Almirante Brown. A sus lados, se levantan dos edificios prácticamente gemelos: el Hotel Provincial y el Casino Central.

Hoy queremos fijarnos en este conjunto monumental, y especialmente en el Casino Central, que con el tiempo se ha convertido en el más famoso e importante de Mar del Plata. Declarado Patrimonio Histórico Nacional, y uno de los más grandes del mundo por extensión, tiene un sitio privilegiado como símbolo de la ciudad frente a la playa Bristol.

En este texto te contaremos algo más sobre la historia del Casino Central de Mar del Plata, y cómo cambió la vida de la ciudad desde su construcción.

El edificio que alberga al Casino Central

Lo primero que debemos hacer es fijarnos en el edificio y su estilo. Al igual que toda la Rambla, fue obra de Alejandro Bustillo, quien mandó demoler la antigua rambla para poder crear el espacio necesario para su proyecto. Las obras comenzaron el 15 de julio de 1938, y trabajaron con tanta velocidad, que antes de que terminase el año 1939 ya estaba listo.

Como toda la Rambla Bristol de Bustillo, bebe del eclecticismo con ciertos aires neoclásicos franceses, al estilo Luis XIII. En las fachadas vemos revestimientos de arenisca o piedra Mar del Plata, ladrillo visto, y la zona superior recubierta con pizarra francesa. Desde la plaza, donde se encuentra la estatua del Almirante Brown, se llega a la playa gracias a una escalinata de piedra, flanqueada por dos esculturas de lobos marinos, creados por José Fioravanti.

Ya dentro del edificio, vemos cómo la decoración y la elección de los muebles también corrió a cargo de Alejandro Bustillo, aunque ayudado por la Casa Comte y el diseñador francés Jean-Michel Frank.

De esta forma, todo quedaría preparado para realizar la inauguración del complejo antes de 1940, y fue el 22 de diciembre de 1939 la fecha elegida para abrir sus puertas por primera vez, durante la gobernación del conservador Dr. Manuel Fresco.

Los inicios del juego en Mar del Plata

Hace más de cien años, las salas eran prácticamente exclusivas para la alta burguesía bonaerense y porteña, con trajes de gala y vestidos deslumbrantes que permitían diferenciar a las clases, antes siquiera de acercarse al casino.

De hecho, cuando se trasladó al Bristol Hotel antes de la construcción de la Rambla Casino, alrededor de 1890, algunos de los visitantes más ilustres eran Carlos Pellegrini, en aquel momento vicepresidente de la Nación, Pedro Luro o Saturnino Unzué. Cuentan que una noche, sin aviso previo, se presentó en el local el jefe de la policía, y aplicó a Pellegrini una sanción por la ley de juego.

Pero hoy todo es más distendido, las diferencias no son tan relevantes, y personas de diferente clase pueden sentarse en la misma mesa a jugar. Es cierto que todavía quedan algunas reservadas a quienes manejan grandes sumas con las que apostar, pero el casino ya abre sus puertas para todo el mundo.

¿Cómo llegamos al Casino Central?

En los años de la Belle Époque, a finales del Siglo XIX y principios del Siglo XX, las clases altas europeas podían vivir sus días llenos de lujo y ostentación. Los nuevos modelos de transporte, más rápidos y seguros, ponían América como un destino clave para muchos, tanto con idea de emprender una nueva vida, como para tomarse unas semanas de descanso.

Y, de esta manera, fueron desembarcando en Mar del Plata, convirtiéndose la ciudad en un lugar de veraneo perfecto para estas personas con recursos. Por supuesto, ahora necesitaban buscar formas de divertirse y pasar el rato.

En ese momento fue que aparecieron los técnicos Juan y José Lasalle, quienes habían trabajado anteriormente para la Sociedad del Casino de San Sebastián. Contratados por José Luro, hijo de Don Pedro Luro, llegaron a la Argentina con el juego de la ruleta, que se volvió rápidamente muy popular en el Bristol Hotel.

El rápido crecimiento del juego en Mar del Plata viene también apoyado por las prohibiciones que existían en la ciudad de Buenos Aires respecto a este tema. Poco a poco, la fama fue aumentando y también los ingresos, de la misma forma que lo hacían las demandas de los jugadores.

Fue en 1910 cuando, en el Club Mar del Plata, se instalaron las primeras mesas de juegos, siendo dirigidas por croupiers franceses y españoles, donde los más poderosos llegaban a jugarse toda una fortuna sobre los tapetes verdes.

Siguiendo con este increíble ascenso en su popularidad, no se tardó en buscar una mejor ubicación para dar cabida a las grandes partidas de naipes, ruletas y muchos otros juegos. Fue entonces cuando comenzó el proyecto de la Rambla Casino.

Comentarios
 
ACLARACIÓN: No se publicarán insultos, agravios, ni cualquier otro texto con términos injuriosos.
Tampoco se publicarán comentarios con mayúscula fija.
No observar estas condiciones obligará a la eliminación automática de los mensajes.
 
Escriba su comentario



Diseño y diagramación: A P