JUEVES 28 de Octubre
JUEVES 28 de Octubre // GENERAL PICO, LA PAMPA
Seguinos en
Compartir
Twittear
  LUNES 27/09/2021
Comenzó el juicio por el robo en un campo en cercanías de Rucanelo
Todos los imputados se encuentran actualmente detenidos en diferentes establecimientos ubicados en General Pico y Santa Rosa.

Este lunes comenzó el juicio contra Luis Alberto Escobar (44 años), Felipe Ismael Gómez (41 años), Atahualpa Matías Javier Escobar (37 años), Pablo Marcelo Escobar (43 años), Cristian Rigoberto Varela Vizurraga (46 años) y Jorge Omar Escobar (50 años), acusados de un violento robo en el campo Los Cuatro Cuartos, en cercanías de la localidad de Rucanelo.

El juicio se desarrollará esta semana, desde hoy hasta el viernes, en el Edificio Judicial de General Pico. Participará un tribunal de juicio unipersonal a cargo del juez de audiencia Marcelo Luis Pagano, el fiscal de la cuarta circunscripción judicial con asiento en Victorica Juan Marcelo Cupayolo, el fiscal general Armando Agüero y Pía Collazo, los abogados defensores Sebastián D’ Agnillo por los hermanos imputados Luis A. Escobar, Jorge Escobar, Pablo Escobar y el primo de estos, Atahualpa Escobar; la defensora oficial de la cuarta circunscripción judicial María Lis Figueroa Echeveste, por Cristian R. Varela Vizurraga, y los defensores oficiales Mariana Zavala y Alejandro Piñeiro de la cuarta y la segunda circunscripción judicial respectivamente, por Felipe I. Gómez.

El hecho por el que los acusa la fiscalía, ocurrió el 22 de febrero de 2020, cuando asaltantes ingresaron al campo de Elías Eulogio Farías, y se llevaron aproximadamente 240 mil pesos y 20 mil dólares, joyas de oro y plata como cadenas, pulseras, aros, medallas, un revólver, entre otros elementos.

En los alegatos de inicio, la fiscalía sostuvo que para cometer dicho desapoderamiento, redujeron, ataron, privándolos de la libertad, y agredieron físicamente a los damnificados que se encontraban de “sobremesa”, Elías Eulogio Farías y su primo que se encontraba de visita, Sergio Daniel Azamini, quienes habían terminado de almorzar. Para ello, tres de los seis imputados irrumpieron en el domicilio, los tiraron al piso, precintaron sus manos, taparon sus cabezas, exigiéndole a Farías la entrega de dinero mediante patadas, golpes de puños, pegándole con un cinto y asfixiándolo, manteniéndolos en esas condiciones alrededor de entre una hora y media y dos horas.

En sus alegatos, los fiscales aseguraron que demostrarán que los imputados son responsables del delito de “robo agravado, por haber sido cometido en despoblado y en banda” en carácter de coautores.

Manifestaron que todos los imputados llegaron a la provincia en tres vehículos, y que tres de ellos (Cristian Vizurraga, Jorge y Marcelo Escobar) aguardaron a los demás en sus vehículos sobre un camino vecinal, mientras que los otros tres imputados ingresaron al domicilio de Farías.

Estos últimos les dijeron a los damnificados que eran policías. Se comunicaban entre ellos por handys. Los redujeron y taparon las cabezas con bolsas de tela de supermercado, mientras los agredían y revisaban el lugar. Cuando los damnificados les dijeron que no había más dinero se pusieron más violentos. Les colocaron bolsas de plástico en la cabeza, los asfixiaban por unos segundos y los volvían a soltar. Después de un tiempo, les colocaron bolsas de tela nuevamente en la cabeza y se retiraron.

Por su parte, la abogada defensora de Felipe I. Gómez, Mariana Zavala, dijo que - junto a Piñeiro- “discrepamos con la teoría del caso sostenida por la fiscalía, entendiendo que no se va a poder probar con la certeza necesaria que se requiere en esta etapa procesal, la calificación jurídica endilgada a nuestro representado, por lo expuesto, es que vamos a refutar los hechos y la calificación jurídica de la acusación”.

La abogada de Cristian R. Varela Vizurraga, María Lis Figueroa Echeveste, expresó que iba a demostrar “la orfandad de prueba de calidad suficiente para probar la calificación”, y que pediría la absolución de su defendido.

Por su parte, el defensor de los tres hermanos Escobar -Luis Alberto, Pablo Marcelo, Jorge Omar- y su primo Atahualpa Matías Javier Escobar, argumentó que “contrariamente a lo sostenido por la fiscalía, la prueba no alcanza. Adelantó que solicitará la absolución de sus defendidos y en forma subsidiaria, un cambio de calificación legal. Agregó que “no es cierto que el único camino que existe sea, como lo plantea la fiscalía, la culpabilidad”.

Finalmente, antes de recibir al primer testigo de la jornada, el juez cedió la palabra a los imputados. El único que solicitó hablar fue Luis A. Escobar, quien –luego de que los demás imputados desalojaran la sala- manifestó ante el juez cuestiones personales.

El primer testigo en presentarse ante el tribunal fue el damnificado Elías E. Farías. Manifestó que “se encontró con un masculino encapuchado que me decía que era policía, y me ordenó tirar al piso, cosa que hago inmediatamente”. Comenta que primero llamó a la policía y que no se pudo comunicar. También llamó al dueño del campo lindante, y después al Secretario de la Comisión de Fomento de Rucanelo, quien le dijo que llamaría a la policía de Castex.

Recuerda que “estaba muy golpeado y tenía la cara muy colorada, pero no me daba cuenta que estaba mal”. Ante la pegunta del fiscal sobre qué le faltó recuperar, recuerda que pudo recuperar casi todas las cosas robadas, incluidas las joyas, pero le faltaron dólares, 1 revolver calibre 22, un cortapluma y una tenaza.  

Luego declaró el otro damnificado, Sergio D. Azamini, vía plataforma Zoom desde la seccional de policía de La Tablada. Recuerda que entraron dos de los tres ladrones al grito de “alto policía, al suelo, al suelo”.

“Fue una pesadilla que uno quería que termine, entre que revolvieron, los actos de violencia, duró como dos horas”, manifestó.

Manifestó que luego de las detenciones de los imputados, pudo recuperar todo lo robado que era de su propiedad (una mochila, dinero, entre otros elementos).

En tercer lugar se presentó a testimoniar el dueño del campo lindante, que ese día viajó desde la localidad donde reside al campo. Cuando vio los dos autos de los imputados en la ruta, dijo “esta gente no es de acá”. También declararon su esposa y su hijo, que se trasladaba en la camioneta con él.

Finalmente acudió a testimoniar el Secretario de la Comisión de Fomento de Rucanelo, que fue quien recibió el llamado de Farías. Recuerda que estaba en la ruta viajando a Castex, y cuando tuvo señal le llegó el aviso del llamado de Farías y le devolvió el llamado. Le pidió que le avise a la policía porque él no se había podido comunicar. Él mismo dio aviso a la policía de Castex.

Durante cuatro jornadas declararán 29 testigos, y está previsto que el viernes 1 de octubre se lean los alegatos de clausura. Mañana, está previsto que presten testimonio otro ocho testigos, cinco de manera presencial, y tres vía plataforma Zoom.

(Prensa STJ)

Comentarios
 
ACLARACIÓN: No se publicarán insultos, agravios, ni cualquier otro texto con términos injuriosos.
Tampoco se publicarán comentarios con mayúscula fija.
No observar estas condiciones obligará a la eliminación automática de los mensajes.
 
Escriba su comentario



Diseño y diagramación: A P