Logo maracó
Carrefour: Nación avaló recorte salarial, retiros voluntarios y beneficios en impuestos |  Renunciaron otros cinco funcionarios de la Municipalidad de General Pico |  Formalizaron a conductor alcoholizado que atropelló a un peatón en Carlos Berg |  Argentina y otros cinco países abandonaron la Unasur “por tiempo indefinido” |  Cabildo XXI y Corpico brindaron charla sobre el cuidado del agua en la Escuela 233 |  Corea del Norte anunció el cese de los ensayos nucleares |  Ministros de Desarrollo Social coincidieron en que “algo anda mal con las tarifas” |  Despidieron a 330 empleados del Ministerio de Agroindustria de la Nación |  Formalizaron por homicidio culposo al conductor que provocó la muerte de Marcelo Torres |  Víctor Hugo Morales vuelve a la pantalla de C5N |  Pasajes online para personas con discapacidad: Municipio y Provincia explicaron detalles |  Santa Rosa: mecánico apuñalado con un destornillador |  Malestar del campo con el Gobierno Nacional por los aumentos de combustible |  Cerró la inscripción para el Festival de Cine de General Pico con número récord |  Piquenses solidarios donaron 1.400 metros de telas para sábanas al Hospital Centeno |  Lovera y Durango piden que las tarifas no suban más que los salarios |  Este lunes comienzan las inscripciones a los talleres del Centro Cultural Maracó |  Este domingo, Expo Fierros en el Paseo Ferroviario de General Pico |  Funcionarios de La Pampa, Mendoza y Nación recorrerán el Atuel la semana próxima |  Cannabis medicinal: Tierno, “a favor del desarrollo de la investigación científica” |  Decomisaron 1.300 kilos de carne en 25 de Mayo |  Tarifazos: diputados del PJ piden aumentos razonables y en función al salario |  En una carta a Gioja, Tierno recuerda que Marín propició la intervención que lo destituyó |  La Multisectorial de General Pico convocó a un “velazo” contra los tarifazos |  Entregaron créditos a emprendedores de Luan Toro y Victorica |  Tarifazos y papelón: el diputado del PRO que se escondió para no dar quórum |  Aparecieron terneros mutilados en San Luis |  Bochorno: informe de la Bonaerense determinó que unas lauchas se comieron 800 kilos de marihuana |  Berni: “Si yo hubiera sido Secretario de Seguridad, a Maldonado no le hubiera pasado nada” |  En el primer trimestre del año, los ahorristas compraron 8.291 millones de dólares |  Tarifazos: Nación acordó con la UCR y la Coalición Cívica mantener los aumentos |  Tras décadas de terrorismo, ETA pidió perdón a España |  Díaz-Canel asumió como presidente de Cuba y prometió “dar continuidad a la revolución” |  Evacuaron la Terminal de Ómnibus de Retiro por una amenaza de bomba |  En rechazo al 15%, la UOM anunció un paro nacional para el 3 de mayo |  Cambiemos frenó el debate por los tarifazos: Maquieyra y Kroneberger no dieron quórum |  Lectora reclama al Sempre por convenio caído con Córdoba |  Increíble “cuento del tío en Córdoba”: le dijeron que ganó el Telekino y pagó $100 mil |  El Ministerio de la Producción ratificó la decisión de prohibir la carne de cerdo de EE.UU |  Por tareas de mantenimiento, Corpico pide uso racional de agua en Barrio Rucci |  El IPAV confirmó que las viviendas del Malvinas II de General Pico podrán escriturarse |  Juicios por Jurados: jueces neuquinos dictan conferencia |  Fiscal acusa a ruralistas por incendios intencionales en la zona de Santa Rosa, Toay y Naicó |  Verna autorizó licitación para refacción y ampliación del Laboratorio de Medicamentos Oncológicos de General Pico |  Hojas secas: la Municipalidad colocó bolsones cerca de escuelas de General Pico | 
  LUNES 28/11/2016
Compartir
Tweet
El tipo tuvo que desterrarse de su tierra prometida: ella
JUAN ZETA (Entrega 24)
El tipo intentaba pensar, el tipo intentaba no tener miedo, el tipo intentaba encontrarle una salida a todo esto; pero moría en vanos intentos. El tipo no podía pensar, el tipo tenía miedo, el tipo, como en un salón de espejos, no encontraba la salida. Sólo se veía mil veces reflejado dentro del problema.

Jesús pensaba cómodamente, Jesús no tenía miedo; Jesús se encontraba en el mismo salón de espejos pero no se veía reflejado en ninguno. Una flecha luminosa parecía haberle indicado la salida.

_No me conocen, sólo saben donde vivo, pensó en voz alta el tipo.

_A mí tampoco me conocen, ya se olvidaron de mi cara, dijo Jesús.

El tipo sabía que lo que había dicho Jesús era verdad, el tipo se sabía el responsable de aquella verdad. Sintió que no sólo había salvado a Jesús, sino que se había condenado a sí mismo. El tipo se sintió intranquilo ante la tranquilidad de Jesús.

Jesús se retiró con su tranquilidad hacia la habitación; el tipo se quedó sentado con su intranquilidad, como una pesada giba, en la silla del comedor. Esa joroba era una mochila llena de piedras que le impedía levantarse.

Ella traspasó el marco sin puerta con una caja que a el tipo le resultaba familiar, era aquella caja amarilla con letras rojas y negras que contenía esa botella que lo había acompañado durante gran parte de su vida hasta que decidió abandonarla precisamente por ella. Ella y la botella eran una contradicción.

Antes de que el tipo pudiera decir algo, ella habló: “Mi amor. Aunque nunca me lo dijiste ya sé que dejaste de tomar por mí y eso me puso muy feliz, pero ahora creo que lo necesitás, creo que lo necesitamos”.

Ella,  para el nunca tardío asombro de el tipo, llenó dos vasos hasta el tope. Era la primera vez que iba a compartir con él uno de los vicios que tanto le molestaban.

Ella apenas mojó sus labios. El tipo, como un beduino sediento, vació el lleno del vaso para llenar el vacío del estómago.

El tipo casi vomita, parecía que su cuerpo quería rechazar eso que había aceptado durante tanto tiempo. Cuando el ardor y las náuseas dejaron entrar una bocanada de aire preguntó: “¿Qué hace Jesús?”

_Está durmiendo como un angelito. Lo vi cuando entré, dijo ella.

_ ¿Tenés la cámara de fotos encima?

_ Si, sabés que la llevo a todos lados.

_ Hacéme un favor, sacale unas fotos sin que se despierte, pidió el tipo.

_ ¿Para qué? Si desaparecieron todas las imágenes de él no creo que salgan las fotos, dijo ella con cierta lógica.

_ ¿Es un vampiro el chupasangre? Tengo un mal presentimiento y me queda esta única esperanza. Tienen que salir, no me queda otra salida. Sin esas fotos estoy cagado.

_ ¿Me mentiste, no? Esto no fue un robo, no fueron ladrones con aspiraciones de pintores. Sabés muy bien lo que está pasando y no me lo querés contar. ¿Es así? No me mientas otra vez. Por favor no me mientas más.

El tipo no quería preocuparla, no quería involucrarla pero tampoco quería volver a mentirle nunca más. Sintió una pared en su espalda y una espada en su pecho. Tenía que contarle la verdad porque era la única manera de alejarla del problema, sino le hubiera vuelto a mentir.

_Si, te mentí. No fueron ladrones comunes. Lo están buscando a Jesús. La Iglesia lo está buscando y el único dato que tienen para encontrarlo soy yo. Por lo tanto me están buscando a mí y el hijo de puta lo sabe. También sabe que no lo reconocerían ya; por eso duerme tan tranquilo. Por favor sacále unas fotos y después seguimos hablando, dijo el tipo.

A ella le temblaba el pulso mientras intentaba meter a Jesús dentro del visor de la cámara.

El tipo vio como salían destellos de luz blanca de la habitación, recordó el relámpago que había salido de ese mismo lugar el siete de Agosto y con la velocidad de un relámpago toda su vida pasó ante sus ojos.

Ella pasó ante sus ojos, pero no en forma de recuerdo. Ella acababa de salir de la habitación con la cámara de fotos en las manos y con el miedo en todo el cuerpo. El miedo le sentaba bien, el tipo la vio más bella que nunca.

_Ya está, ya le saqué las fotos. Ni se despertó, dijo ella.

_ Bueno, gracias. Ahora escucháme bien y por favor necesito que me hagas caso. Ni planteos, ni peros, ni nada; es por el bien de los dos. Te vas a ir a lo de tus viejos, vas a dejar el trabajo y la facultad por unos días hasta que esto pase y no vuelvas a pisar por acá a menos que yo te lo pida, ordenó el tipo.

_ ¡Otra vez no!

_ ¿Otra vez qué?

_Otra vez vas a desaparecer. No te voy a ver vaya uno a saber hasta cuándo, pensé que estabas cambiando, dijo ella.

_Por favor, comprendé que esto es por tu bien. No es como otras veces, yo ya no quiero separarme de vos; nunca más quiero separarme de vos, dijo el tipo

_ ¿Lo prometés?

_Te lo prometo. Te doy mi palabra, que aunque nunca valió una mierda es lo único que me queda. Esta vez la voy a cumplir. Te prometo que voy a ir a todos lados con vos, que te voy a acompañar siempre; te prometo que nunca más te voy a abandonar.

El tipo la acompañó hasta la calle. Lágrimas, besos, abrazos y más lágrimas, besos y abrazos lacraron esa despedida. Ella temía no volverlo a ver, el tipo temía lo mismo.

El teléfono sonó en la casa de el tipo que lo escuchó pero no podía despegarse de ese abrazo agarrado desde la desesperación.

Cuando lo logró, con desconsuelo, y cuando la vio doblar en la esquina sin volver la vista atrás entró a la casa.

Se topó con Jesús en la puerta que se disponía a salir.

_ ¿Quién era el del teléfono?, le preguntó el tipo.

_ Nadie, número equivocado, respondió Jesús.

El tipo tomó el contenido del vaso que ella había dejado lleno, sintió el sabor de sus labios en su boca, el whisky ya no le provocó ardor, ya no le provocó náuseas, sintió que la besaba en cada sorbo.

Jesús se le acercó y le dijo:”Me voy”.

_ ¿Dónde vas?, preguntó el tipo.

_No sé,  pero creo que llegó el momento de separarnos, ya hiciste demasiado por mí.

_Veo que estás asustado, estás cagado en las patas. Las cosas se ponen feas y te escondés como una rata.

_No, no tengo miedo. Ya te dije, no me buscan a mí, te están buscando a vos, dijo la espalda de Jesús desde la puerta.

_ ¡Cagón!, gritó la impotencia de el tipo desde la silla.

El tipo tomó otro vaso de J&B, ya no sintió que la besaba a ella. Un gusto amargo le ocupó la boca.

El teléfono sonó en la casa del recién encontrado viejo amigo.

_Hola ¿Quién carajos es a esta hora? Si sos alguno de mis pacientes te podés suicidar tranquilo que no te voy a dar bola. Esperá a que te toque la sesión, dijo el amigo viejo entre dormido, borracho y enculado.

_Soy yo. ¿Estás ocupado?, dijo el tipo.

_ ¿Sos vos?

_Si querido, soy yo.

_Mierda, hoy no gano para extrañezas. Te encontré después de años sin verte y ahora me llamás unas horas después de habernos despedido, dijo el amigo. ¿A qué se debe el honor de tu llamado?

_Necesito ese tiempo que me ofreciste y no sólo para una charla. Necesito alojamiento por unos días y mi cuenta bancaria no resistiría pagar un hotel, dijo el tipo.

_No hay problema. Me encantaría tenerte aquí adentro como antes. Vení ya para acá que yo le pido a la negra que se vaya.

_ ¿Qué negra?

_ La del cabaret, mis huevos se llenan rápido y no hay cosa que haga más feliz a un hombre...

_Que tener los huevos vacíos, completó la frase el tipo.

_ ¡Exacto! Te espero, dijo el amigo cortando la comunicación.

El tipo dejó el teléfono, armó un pequeño bolso y con la botella de whisky en la otra mano salió a la calle. No quiso mirar atrás, estaba abandonando lo poco que poseía en la vida.

El tipo había caminado dos cuadras con su bolso, su botella y su renovada frustración cuando frente a su casa estacionó una camioneta negra con vidrios polarizados. Siete hombres vestidos íntegramente de negro descendieron de ella.

 

Comentarios
 
ACLARACIÓN: No se publicarán insultos, agravios, ni cualquier otro texto con términos injuriosos.
Tampoco se publicarán comentarios con mayúscula fija.
No observar estas condiciones obligará a la eliminación automática de los mensajes.
 
 29/11/2016 | 02:09 Hs
Enviado por marcella
Como todos los diaa,. demasiado Bandwidth .,! Para parecer Susana Jimenez !!
 
Escriba su comentario






Director: Alberto Callaqueo
Diseño y diagramación: Ana Perelló
Sistemas y programación web: iDuo
Registro de la Propiedad Intelectual en trámite