Logo maracó
Río Atuel: La Pampa presentó a la Suprema Corte el informe elaborado por la CIAI |  La marcha de Moyano contra Macri incluyó a Máximo Kirchner y Zaffaroni |  En Plaza Seca juntaron firmas contra el ajuste de Nación y la Reforma Previsional |  Asuntos Municipales: Calvo encabezó reunión con los municipios “salineros” |  Mendoza no quiere devolver el río robado y harán un abrazo simbólico del Atuel |  Analizan llevar las ferias hortícolas y florícolas a otros barrios de General Pico |  La misteriosa muñeca de la Ruta 1, cerca de Larroudé |  Jornada ganadera de cría en Santa Rosa |  Entrega de insignias y finalización del curso de formación de agentes policiales |  Gran fiesta del Pico Rugby Club para el inicio de temporada |  Marcha del 21F contra el Gobierno: Moyano sale a meter presión en la calle |  Vecino volvió a reclamar por vandalismo en el Paseo de los Inmigrantes |  Los 0 Km aumentaron al ritmo del dólar: hubo subas de hasta 7 por ciento |  Policías acuartelados: declararon otros 8 efectivos |  Seguridad: el Senado de Brasil aprobó militarizar las calles de Río de Janeiro |  Radical pide "coherencia" a sus correligionarios |  Laguna Don Tomás: retroexcavadoras extraen toneladas de peces muertos |  El Gobierno provincial entregó créditos a emprendedores de La Maruja  |  El dólar bajó por ingreso de divisas y cerró a $20,17 |  Aguirre asumió como director del Gasto Público de La Pampa |  Atuel seco: Mendoza y Nación siguen destruyendo el ecosistema en La Pampa |  Alumno amenazó con provocar una masacre en un colegio de Buenos Aires |  Este miércoles, Recorrido musical en barrio Federal |  Tres policías sufrieron golpe de calor en la ruta nacional 35 |  Homenaje al “Chapu” Nocioni: la CABB retirará la camiseta n° 13 |  El Acueducto del Río Colorado está lleno y presurizado para entregar agua |  Deportivo Winifreda superó a Costa Brava |  Verna: “No estoy dispuesto a cambiar el río Atuel por 25 perforaciones”  |  El sábado habrá una jornada de debate juvenil |  Mayor tragedia vial de Mendoza: 20 años de prisión para el conductor de Turbus |  Tráfico de animales en Buenos Aires: rescataron 219 serpientes de un departamento |  Vándalos incendiaron la garita del Paseo Belgrano de General Pico |  Avanza obra de pavimentación en General Pico |  De viernes a domingo |  Primera reunión para los preparativos del Día Internacional de la Mujer |  Diputados piden pago adicional para que médicos se radiquen en el interior provincial |  Incendios en La Pampa: extinguieron un foco al sur de Chacharramendi |  Confirmaron el primer caso de fiebre amarilla en Argentina |  Ipcva en Dubai: Ulises Forte destacó la demanda del mercado árabe |  Murió Capitán, el perro que visitó la tumba de su dueño durante 10 años |  El Gobierno oficializó la designación de Pasqualini al frente del Ejército Argentino |  En Rosario, juzgarán a un cura por la desaparición de sacerdote piquense |  El martes podría llover en General Pico y la zona |  Renunció Díaz Gilligan |  Achense violó a sus dos hijas y con una tuvo dos bebés |  Audiencia de conciliación entre Corpico y Passo: el INTI realizará la auditoría | 
  SÁBADO 20/02/2016
Compartir
Tweet
Zircaos vuelta al mundo. Capítulo 32: Jaranwala, Pakistán
Después de cinco días descansando por todo el trayecto agotador con custodia policial y adaptándonos a un nuevo lugar bastante difícil nos fuimos de Multan. Esa mañana se acercaron dos canales más de televisión para hacernos las dos últimas entrevistas en la ciudad.

Todos los periodistas coincidieron en una pregunta: ¿Qué sentíamos al estar en Pakistán? Teniendo en cuenta todo lo que se dice de su país en el mundo entero. Claro está que con muchísima alegría agradecíamos lo bien que nos sentíamos descubriéndolo cada día.

Cuando nos despedimos de la gente de la casa nos regalaron un puñado de limoncitos para el té y una bolsa con varios kilos de arroz sacado directamente del silo donde almacenan los granos para varios meses. En Pakistán la comida es muy, pero muy picante y el arroz es la base de casi todos los platos, se come en el suelo al igual que en Irán y Turquía y no se utiliza ni cuchillo ni tenedor, se come directamente con la mano, ayudando a llevarse el bocado a la boca con diferentes tipos de pan utilizándolos como “palita”, el más común se llama roti. Al final la chupada de dedos es fundamental!!

La cosa es que estábamos todos listos arriba de la “camio”, los tanques de agua llenos, vidrios limpios, listos para salir y una vez más como tantas veces la batería baja y fue imposible hacerla arrancar, el canal de televisión que estaba en ese momento nos prestó la batería de su camioneta pero no hubo caso, un rato después el dueño de la casa se acercó con una más grande, unos gruesos cables y al fin después de varios intentos el motor comenzó a funcionar!

A las 11 de la mañana y acompañados por nuestro amigo Iqbal y su hija Avira salimos para el encuentro de treking al que fuimos invitados en la ciudad de Jaranwala, a unos 250 km. hacia el norte.

La gente de la casa saludaba desde el patio con mucha amabilidad y la esposa de Iqbal muy tímidamente lo hacía desde la puerta. Queremos agradecer también que una de las noches ella cocino con menos picante especialmente para nosotros, en nuestra casita, una exquisita comida pakistaní, para ellos resulto desabrida y nosotros no dábamos abasto para sacarnos el sabor a fuego de la boca. Comimos todos en el patio de la casa, casi a oscuras, en el suelo.

Lo que observamos es que las mujeres se quedan al margen de las reuniones, de los acontecimientos sociales, muy pocas veces hemos compartido una salida o una comida juntos.

Arrancamos, los canales de televisión siguieron nuestros pasos hasta que en un momento los perdimos al salir de la ciudad, antes de eso otra entrevista, paramos en el camino, todo perfectamente coordinado por nuestro amigo. Conclusión: Tres días siendo famosos en Pakistán. Las camionetas de los canales de televisión esperando su turno, todo era muy divertido y alocado, una hermosa e inolvidable experiencia. Pero bueno, no todo termina acá…

Seguimos dirección a Jaranwala y el plan del viaje era parar en mitad del camino donde vivía un amigo de Iqbal. A la hora del almuerzo estacionamos en uno de los típicos comedores que hay a la vera de la ruta, donde cuatro o cinco ollas gigantes ofrecen unas pocas opciones para comer arroz, algo para acompañar, el chai (el infaltable té con leche y especias) y unas camas muy típicas para sentarse o comer recostado. Todo bien local, rústico y muy barato, aparte de algún enjambre de moscas que se encuentra siempre por ahí para acompañar el folclore de Pakistán.

Esto me hizo acordar algo…días atrás, después que nos libramos de la policía descubrimos este tipo de lugares y paramos en uno. Siempre muy precario. Las 4 ollas de siempre, alguna sopa y el pan (roti) recién hechito, amasado y sacado del horno a leña. Las gallinas merodeando en el piso de tierra recién barrido. Pedimos un plato de comida para cada uno y a la hora de pagarle el señor encargado de cobrar nos dio la bienvenida a su país y nos dijo que éramos sus invitados. Así que la alegría fue doble!!

 

Seguimos en lo que estábamos… con Iqbal camino a Jaranwala…

Continuamos viaje, la ruta se puso cada vez más lenta, llena de todo, carros tirados por burros, tractores, gente, bicicletas, pozos y tiempos de espera cada vez que cruzábamos algún pueblo. Ya de noche metiéndonos en un camino de tierra en las afueras de una ciudad nos encontramos con el amigo de Iqbal (no recuerdo su nombre), un señor regordete, de larga barba blanca y con la vestimenta típica de un paquistaní nos daba la bienvenida a su lugar, el portón ya estaba abierto para que entrásemos, era un predio en el que había un tambo donde además de las vacas que eran ordeñadas dos veces al día también había caballos, cabras y un espacio verde inmenso, en el centro del lugar estaba situada la casa de algunos de los trabajadores y de este señor que era el encargado. Quiero compartir que antes de llegar veníamos pensando en que no teníamos leche para el desayuno del día siguiente, la paradoja fue que de repente estábamos en un tambo, rodeado de vacas y de leche recién ordeñada. 

Entramos, el portón se cerró, un hombre con un fusil hacia la guardia. Estacionamos muy tranquilamente y al entrar a una de las oficinas la mesa estaba servida para una rica cena. Este señor nos decía cada tanto que estaba feliz por nuestra visita y cada vez que nosotros le agradecíamos por todo lo que recibíamos él nos repetía que las gracias se las teníamos que dar a Dios y hubo algo que él nos dijo y que quedo en nuestra memoria para siempre aparte de ser una buena respuesta para comprender la extrema hospitalidad de los musulmanes: “Las visitas son un regalo de Dios y el deber de quien las recibe es atenderlas como se merecen”.

Terminamos de cenar y nos invitó a dar una vuelta caminando por el predio “para bajar la comida” dijo, hacia frio y la noche con neblina. Luego vino una sobremesa de frutas frescas y en un recipiente de chapa nos trajo leche recién ordeñada, calentita. 

Al día siguiente toco la puerta, entro con una bandeja de huevos fritos enrolladitos en roti para el desayuno y un pan que me encanto desde que lo probé, la receta consiste en preparar una mezcla de huevo, leche y azúcar, impregnar las rodajas de pan y luego tostarlas. Es muy fácil y riquísima!! A media mañana nos despedimos.

Media hora antes que el evento de treking de Jaranwala comenzara llegamos al lugar. Estaban con los últimos detalles. Armado al aire libre menos el escenario que estaba bajo una carpa de circo. Tenían previsto diferentes charlas de gente experimentada en caminatas y escaladores de montañas. Nos invitaron a subir al escenario para agradecernos por haber llegado hasta ahí, de participar de su evento que con tanta pasión hacen cada año. Nos dieron una mención y compartimos con todos nuestra experiencia de vivir viajando como filosofía de vida. Nos hicieron entrevistas, nos sacaron mil fotos, muchísima alegría. Nos agasajaron con rica comida pakistaní, dulces, chai y mucho, muchísimo cariño. Las palabras no nos alcanzaban para agradecer tanto. Nos sentíamos felices de todo lo que estaba pasando. Ahí fue que conocimos uno de los dulces bombas más ricos, el barfi, hecho puramente con leche condensada y más azúcar. Días después de bajarnos una caja enterita que contenía aproximadamente un kilo ya estábamos empalagados. Recién unos meses después pude volver a comerlos.

También hubo baile típico y paseos a caballo.

Al otro día luego del desayuno finalizo el evento pero el organizador invitó a que nos quedemos unos días más para conocer el pueblo y mostrarnos su cultura. Aceptamos felices la invitación pero a un solo día ya que debíamos continuar viaje.

 

Y acá empezó la aventura en Jaramwala…!!!

Salimos todos en nuestra camioneta, éramos unos 8. Fotografiaban cada paso que dábamos, nos llevaban a diferentes lugares de la ciudad, al bazar, mercados y también a conocer a sus familias. Nos regalaban cosas todo el tiempo, como la caja de Barfi los dulces que antes les contaba, aparte de pulseras hindúes, frutas, jugos, helados, golosinas. En un lugar donde fuimos para comprar un filtro de aceite para la camioneta nos esperaron con collares de rosas frescas para darnos la bienvenida. El filtro no lo conseguimos pero nos llevamos tantos recuerdos lindos…

Para ellos la familia es muy importante, en cada casa que íbamos era muy curioso porque nos presentaban a cada integrante y nos hacían pasar al cuarto donde dormían, nos invitaban a sentarnos, en la cama o en un sillón y enseguida alguien de la familia traía jugo de mango fresco, te o frutas y algún regalito. La distribución de las casas es diferente a la que uno está acostumbrado, los espacios son reducidos y se comparte con toda la familia, en general viven juntos, abuelos, hermanos, familia de hermanos y muchísimo niños. Y el espacio propio entonces es la habitación y hacia allí íbamos siempre.

Llegando el final de la tarde estábamos agotados… y las invitaciones no paraban. Llego la noche, volvimos a comer unas pizzas a la camioneta y salimos nuevamente a las calles del pueblo. Uno de los chicos nos invitó a la heladería de su tío donde en una esquina había tres tarros de tipo lechero encima de un carrito envueltos en bolsas de arpillera e hielo donde conservaban los helados. Tres sabores para elegir. Y ahí fuimos todos…!! También nos llevaron a comer PAN, esto que les contaba en crónicas anteriores que es un paquetito envuelto en una hoja verde que en su interior tiene diferentes especias, chocolate, anís, nuez de betel, y más cositas, se pone en la boca a un costadito y se va disfrutando la mezcla de todos los sabores juntos, dulce y fresco.

Después de reunirnos para fumar pipa de agua, la tradicional, llego una de las vivencias más curiosas que tuvimos en Pakistán. El alcohol está prohibido (al igual que en Irán) pero uno de los amigos con insistencia quería invitarnos a un trago, tenía “contactos” para poder conseguirlo y después de varias llamadas telefónicas y de estar esperando varios minutos en una callecita oscura y solitaria apareció una persona que dentro de sus ropas tenía un paquetito que luego de pasárselo por la ventanilla se perdió en la oscuridad, la petaquita tenía apenas unos tres dedos de whisky. Si! leyeron bien, solo unos 5 centímetros de bebida espirituosa, casera, de primera refinación, quiere decir: fuertísima!! Nosotros no podíamos creer toda esa situación solo por medio vaso de alcohol…!

Compartimos dos días inolvidables en esta ciudad simple, sin mucho de especial. La gente es la que le da hermosura al lugar y cada vez estamos más convencidos de eso.

Al día siguiente, antes de irnos, estábamos invitados a ir a desayunar a un colegio. Si! El director de la escuela había estado en el evento y se acercó a hablar con nosotros proponiéndonos pasar a la mañana siguiente para conversar y mostrarnos su lugar. Y ahí fuimos, 11 de la mañana nos estaba esperando, nos llevó a recorrer el colegio, pasamos por cada aula, nos sacamos fotos y fuimos a la parte de arriba, un espacio con grandes ventanales donde el sol le daba luz a toda la habitación. Todo estaba preparado para el desayuno-almuerzo. No faltaba nada para empezar el día con todas las energías. A Alma y a Quintín les regalaron útiles para la escuela y a mí pulseras y aros llenos de brillos, bien a su estilo. La esposa del director siempre estuvo con su cara tapada, donde solo se le veían los ojos.

Y así es la gente acá, simpática y muy amable, inocente y siempre sonriente. Con muchas ganas de hacerse de amigos, de compartir, de darlo todo. Predispuestos a ayudar. Pidiendo desesperadamente que el mundo sepa que son buena gente.

Pakistán!! Un país extremadamente hospitalario. Un lugar donde volveremos sin duda algún día.  

Disfruten de este hermoso capitulo!!

 

Y sigan nuestro viaje en Facebook: ZIRCAOS VUELTA AL MUNDO

Y también suscribiéndose a nuestro canal de Youtube: ZIRCAOS

Abrazos viajeros para todos.

Gracias por acompañarnos!!!!!!!

Comentarios
 
ACLARACIÓN: No se publicarán insultos, agravios, ni cualquier otro texto con términos injuriosos.
Tampoco se publicarán comentarios con mayúscula fija.
No observar estas condiciones obligará a la eliminación automática de los mensajes.
 
 23/02/2016 | 23:34 Hs
Enviado por Analia
¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Qué hermoso que es vivir , a través de ustedes, éstos lugares tan lejanos y.......distintos!!!!!!!!. Las caras, las casas, la vestimenta, el medio de transporte . Todo es diferente y atrapante y.....hasta la solidaridad parece diferente. ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Qué lindo viaje!!!!!!!!!!!!! Yo estoy como Iqbal.... como no puedo viajar, lo conozco con ustedes.Ustedes tienen una cara de felicidad absoluta. Cariños, chicos y sigan disfrutando .
 
 21/02/2016 | 11:00 Hs
Enviado por Clara
Que experiencias hermosas ! Transmiten tan vividamente todo ! Y se ve en sus rostros la felicidad de lo que hacen !! Gracias por mandar sus experiencias ! Viajamos con ustedes !
 
Escriba su comentario






Director: Alberto Callaqueo
Diseño y diagramación: Ana Perelló
Sistemas y programación web: iDuo
Registro de la Propiedad Intelectual en trámite