Logo maracó
Ferro es cosa seria |  Victorias de los cinco clubes de Liga Pampeana |  Extinguieron más focos de incendio |  Otro empate de Ferro |  Ejecutan obra de agua potable en Victorica |  Boca le sacó nueve puntos a sus seguidores |  Bisabuela de 83 años, Oberto y Pareto buscarán escalar el Aconcagua |  Ledesma ganó la primera final del TC |  Rainone: “Hace muchos años, las personas mayores sólo podían ir a una plaza” |  Incendio destruyó una casa de barrio Este |  Unos 400 atletas participaron de la Vuelta del Atuel 2018 |  Jorge Capitanich ve como “posible” un acuerdo del PJ con Sergio Massa |  Córdoba tiene el primer gimnasio cerebral del país |  Incendios en La Pampa: Extinguieron tres focos y se activaron dos |  Atlético Macachín le ganó a Ferro |  La sepultaron viva por error, intentó escapar durante 11 días y murió |  Continúa el alerta por probables tormentas fuertes en La Pampa |  La Copa Liga Pampeana tiene fecha de inicio |  Matías Palacios, a la selección Sub-16 |  Federer vuelve a ser el número uno del mundo |  Inauguraron nueva agencia del Banco de La Pampa en General Pico |  Encuesta nacional: “La Pampa es la provincia más segura para caminar por la calle” |  Muerte de Débora Pérez Volpin: la autopsia compromete al endoscopista |  Terremoto en México: 200 réplicas y caída de un helicóptero con funcionarios |  Imputaron a Lorena Triaca por negociaciones incompatibles con la función pública |  Elecciones en Italia: la Asociación Italiana XX de Septiembre acompaña al MAIE |  Andorra rechazó fondos de Sapag por provenir de “coimas de los Kirchner” |  Mensaje para Triaca: el Papa dedicó una homilía a las empleadas domésticas |  Más de 130 ciclistas en el primer Cicloturismo Nocturno General Pico - Dorila |  Este lunes, corte de calles por pavimentación en General Pico |  Terminó el “retiro espiritual” del Gobierno en Chapadmalal |  Alexis Iviglia: “Un banco cercano a nuestros sectores productivos” |  Bensusán: “Vamos hacia una modernización del Estado que apunta al bienestar de los vecinos” |  Revelan el último parte del ARA San Juan con fallas y faltantes antes de zarpar |  Amamantar ya no es sólo cosa de mujeres: por primera vez, travesti dio la teta |  El fuego sigue generando daños en la provincia |  Ciclo Lectivo 2018: realizaron encuentro de coordinadores de área |  Espacio Joven entregó útiles escolares en el Barrio Bicentenario del Plan Federal |  Avanza el loteo del autódromo y analizan nuevas divisiones de chacras y quintas |  Colecta voluntaria de sangre y médula ósea en Plaza San Martín |  Incendios en La Pampa: hay tres focos activos |  Procedimientos de lectura: Corpico recibió al director regional del INTI |  Barrera comercial: decomisaron y quemaron 40 costillares en La Adela |  Informe de la UNLPam: “El consumo, el empleo y el campo siguen sin recuperación” |  Finalizaron las actividades de la “Escuela de Verano” del colegio Juana Azurduy | 
  LUNES 04/09/2017
Compartir
Tweet
Un jubilado mató a su sobrino y a sus dos cuidadoras: "Estoy harto de que me roben"
Tiene 93 años y eso fue lo que le dijo a la Policía cuando llegó a su casa.

“Estoy harto de que me roben”. Antonio Pignotti, de 93 años, balbuceó esa frase ante los Policías de la Bonaerense que miraban atónitos la escena del crimen en Caseros. El sobrino del detenido yacía muerto en el piso de la vivienda del jubilado. Las dos mujeres que lo cuidaban gravemente heridas eran trasladadas en ambulancia al hospital, donde luego morirían. 

La locura se desató hoy al mediodía en el domicilio de Pignotti de Tres de Febrero 3882, en la localidad de Caseros, y la policía llegó al lugar alertados por un vecino que avisó sobre los tiros. 

Es más, según la agencia Télam, en momentos en que el patrullero estacionaba en la puerta de la vivienda una mujer mayor salía a la carrera y desde atrás de ella un anciano le disparaba y le gritaba: "¡Estoy cansado de que me roben!". A raíz de ello, la mujer se desplomó en el patio delantero. En la puerta de ingreso también había otra mujer más joven herida. 

Pero eso no era todo. En el interior de esa casa de Tres de Febrero al 3800, el dueño había baleado por la espalda a su sobrino Hebert Buffoni, un contador de 60 años. El cuerpo de la víctima yacía en el piso, levemente recostado sobre lo que era una estufa. Al lado del cadáver había una vaina servida y varias manchas de sangre. 

El sobrino de Pignotti no fue su única víctima. Los disparos que alcanzaron a dos mujeres que lo cuidaban y que estaban heridas en la puerta de la vivienda y en el patio cuando llegó el patrullero, también fueron mortales. 

“Miriam Segovia, de 50 años, tenía un tiro en el pecho y, si bien fue trasladada al hospital Carrillo, murió en la ambulancia", informaron las fuentes. "La otra cuidadora, Ana María López, de unos 80 años, estaba internada con una herida de bala en la cabeza en estado reservado pero finalmente falleció cerca de las 17”, detallaron las fuentes y explicaron que ambas eran madre e hija. 

Luego de escuchar del propio Pignotti el “estoy harto de que me roben”, los policías que llegaron a la propiedad le sacaron la pistola calibre .22 de las manos y secuestraron varias vainas servidas. El hombre no se resistió al arresto. "Tenía la titularidad del arma, pero el permiso vencido", informó el comisario inspector José María Cignoli, jefe Departamental San Martín, a la prensa. 

Según las fuentes, el detenido esgrimió ante los efectivos que les disparó porque lo perjudicaban económicamente. "El anciano decía que estaba cansado de que le roben plata, pero hay que determinar si eso es cierto o era parte de un posible comportamiento enajenado", indicó el vocero judicial consultado. Por ello, Pignotti fue trasladado esta tarde al Hospital Eva Perón (ex Castex) de San Martín, donde será sometidos a estudios psicológicos y psiquiátricos. 

En tanto, el comisario inspector Cignoli confirmó a la prensa que, si bien en un primer momento se informó que el detenido era un ex prefecto, ese dato fue erróneo. 

 

De mal genio 

De acuerdo con lo que pudieron reconstruir los investigadores, Segovia y López residían a unas ocho cuadras de la escena de la casa de Pignotti y habitualmente lo cuidaban. Pero Buffoni era el único familiar que visitaba regularmente al jubilado que, según algunos testimonios, tenía mal carácter. 

"Si te prestaba plata, venía y te decía: 'Más vale que me devuelvas la plata porque sino te mato'", recordó un hombre que reside en el barrio y que solía jugar tejo con Pignotti en la plaza. Pero fue Andrea, una prima del asesinado Buffoni, quien relató a la prensa que Pignotti "era un hombre malo" y "agresivo", especialmente desde que había quedado viudo. 

"Estaba mal de la cabeza. El arma la tuvo toda la vida y a la casa no entraba nadie. El único que lo visitaba y le llevaba comida era su sobrino", indicó la mujer, quien agregó que Buffoni pretendía "internar" a Pignotti, por lo que esto también pudo haber sido el disparador del ataque.

Comentarios
 
ACLARACIÓN: No se publicarán insultos, agravios, ni cualquier otro texto con términos injuriosos.
Tampoco se publicarán comentarios con mayúscula fija.
No observar estas condiciones obligará a la eliminación automática de los mensajes.
 
Escriba su comentario






Director: Alberto Callaqueo
Diseño y diagramación: Ana Perelló
Sistemas y programación web: iDuo
Registro de la Propiedad Intelectual en trámite